Impactos positivos del diseño centrado en paciente: un caso en un hospital en Cantabria

Amparo Camacho, responsable de formación IEXP

Como parte de sus iniciativas de investigación, y en el marco del programa “HumanizArte”, la Fundación San Juan de Dios ha desarrollado un proyecto que tiene como objetivo explorar las conexiones entre arte y salud, en el marco del cual se ha podido comprobar el impacto positivo de acercar las artes escénicas a personas con discapacidad.

En esta línea, acaba de iniciar otro proyecto cuya finalidad es humanizar los espacios de salud a través del arte, en el cual participan expertos de la Universidad de Salamanca y la Universidad Complutense de Madrid, y donde el Instituto de Experiencia del Paciente ha tenido el placer de colaborar.

En los últimos años, en el diseño de espacios e instalaciones de salud se ha comenzado a dar una creciente importancia a los elementos estéticos y al impacto que éstos pueden tener sobre el bienestar de los pacientes, e incluso en su proceso de recuperación.

Numerosos artículos e investigaciones han explorado la capacidad del espacio físico y sus características de influir en la salud de las personas, desde aquellos que simplemente tienen un impacto positivo, hasta los que se consideran salutogenéticos (es decir, generadores de salud).

En ese sentido, se hace especialmente importante definir y conocer esas características que ha de poseer el entorno sanitario para promover el bienestar de pacientes, pero también de familiares y profesionales.

Partiendo de las premisas de la sanidad participativa y el diseño centrado en paciente (bases metodológicas del Instituto de Experiencia del Paciente), los pacientes y cuidadores han de ser implicados, tan activamente como sea posible, en el diseño de actuaciones e iniciativas relacionadas con su salud y cuidado.

Con este objetivo, y en el marco del proyecto antes mencionado, la Fundación San Juan de Dios contó con el IEXP para facilitar una sesión de co-creación en la que participaron tanto pacientes como familiares y profesionales sanitarios de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Santa Clotilde de Santander, uno de sus hospitales de referencia.

Durante la sesión, pacientes y familiares, que voluntariamente habían accedido a participar, pudieron aportar ampliamente su visión sobre los diferentes espacios del hospital, y sobre las características ambientales que han de reunir los espacios de salud de cara a tener un impacto positivo sobre su bienestar.

Entre las aportaciones recogidas, cabe destacar:

  • La importancia de la luz: los espacios pobremente iluminados provocan depresión y tristeza. Los pacientes y familiares muestran preferencia por las áreas de los hospitales bien iluminadas y donde predomina la luz natural. Un aspecto interesante en este sentido es le diferencia entre luz fría/cálida. La luz cálida se relaciona con el hogar y no con un entorno hospitalario, por lo que ayuda a generar una sensación de familiaridad con el espacio.
  • Las imágenes que evocan la naturaleza transmiten tranquilidad y emociones positivas. Si el centro cuenta con un entorno natural próximo, es importante aprovecharlo y asegurar las vistas desde las habitaciones y estancias. También se pueden idear soluciones de diseño que acerquen elementos de la naturaleza al contexto hospitalario.
  • Los pacientes de larga estancia agradecen la interacción con otras personas, sean pacientes o acompañantes. Disponer de espacios adecuados para relacionarse y socializar dentro del hospital es importante para no saturar los pasillos y habitaciones, dado que interfiere en el descanso y privacidad del resto de pacientes. Los pacientes que se relacionan más, se mantienen más activos y animados.

Todos los participantes coincidían en la importancia que disponer de un espacio de bienestar puede tener sobre su salud. En línea con evidencia científica existente al respecto (ver referencia), los pacientes resaltaron que un entorno positivo, entre otras cosas, provoca:

  • Reducción de la depresión y la ansiedad
  • Tiene impacto sobre su estado de ánimo
  • Mayor motivación para relacionarse con otros
  • Mayor nivel de actividad
  • Menor necesidad de atención por parte de profesionales y familiares, al sentirse menos agobiados

Todos estos insights se incorporarán al proyecto de forma que se tengan en cuenta a la hora de diseñar y redefinir la decoración ambiental del centro. Una vez diseñada la intervención, investigadores del grupo FRAGILCARE evaluarán el impacto social y sanitario de la misma.

Para saber más sobre cómo aplicar el diseño centrado en paciente en la práctica, habrá varios talleres aplicados en el II Congreso de Experiencia de Paciente el 21 de Noviembre.

 

 

Written by Carlos Bezos Daleske
Director IEXP