Experiencia del paciente e impacto clínico: evidencia científica

Hay una fuerte evidencia científica que correlaciona ambas experiencia del paciente e impacto en salud. Pero no desde el enfoque de la satisfacción del paciente: Existe una gran diferencia entre satisfacción de paciente y experiencia de paciente y ésta reside en el impacto de la segunda en la salud.

Para ilustrarlo tomaré un ejemplo prestado de Heidenreich en su artículo reclamando una evaluación de la llamada atención centrada en paciente. Heidenreich cita varios criterios de la satisfacción del paciente como son respeto por las preferencias del paciente, administración del tratamiento según las necesidades y entorno sin ruidos.

100% satisfacción paciente. Resultado: muerte

Satisfacción del paciente 100% con resultado de muerte
Describe como en un paciente concreto se cumplieron los 3 criterios: el paciente tenía preferencia por el tratamiento con Propofol, administrado antes de dormir y en su caso el entorno no podía ser más silencioso. La satisfacción fue de 100% y el resultado, la muerte: el paciente se llamaba Michael Jackson.

La medida no es la satisfacción del paciente, es el impacto clínico
Lo que pretende Heidenreich con esta ironía es poner de manifiesto que la satisfacción del paciente no necesariamente lleva a una mejora de impactos clínicos o de calidad de vida, sino que este enfoque basado meramente en los intereses de los pacientes y no en sus necesidades es más bien una cuestión de marketing. De ahí que muchas empresas consultoras que venden experiencia de paciente como si fuese lo mismo que experiencia del cliente acaben cosechando sonoros fracasos, ya que aplican la satisfacción como medida. La medida NO es la satisfacción del paciente, sino el impacto clínico.

Ahora bien, ¿existe evidencia científica a favor de que el trabajo sobre la experiencia del paciente tenga un impacto clínico demostrado?

Evidencia científica
Existen numerosas evidencias que indican que existen una correlación entre una buena experiencia de paciente y mejoras en salud o calidad de vida. En este sentido es revelador el metaanálisis publicado por Doyle, Lennox y Bell en el British Medical Journal en 2012. Los autores revisaron 55 estudios, en la mayoría de los cuales las asociaciones entre una experiencia de paciente positiva (429) y un impacto médico superaban por mucho a los casos en los que no se producía asociación (127), mientras que las asociaciones negativas eran escasas, de hecho, solamente se encontraron en un estudio.

Tal y como se aprecia en la siguiente tabla, se encontraron 29 asociaciones positivas con resultados clínicos objetivos, frente a 11 no asociaciones, 61 asociaciones positivas en mejoras en salud y bienestar reportadas por pacientes, 152 asociaciones positivas en adherencia a tratamientos, frente a 7 no asociaciones.

El metaanálisis permite concluir que la implicación del paciente en las decisiones clínicas relacionadas con sus problemas de salud, tiene un impacto positivo en la efectividad y seguridad de los resultados clínicos.

Asimismo, es necesaria una comunicación clara y empática médico- paciente, que permita su implicación en las decisiones clínicas y, por otro lado, esta implicación del paciente en su proceso de curación, se correlaciona positivamente con el nivel de adherencia al tratamiento y las recomendaciones clínicas, así como con cuidados preventivos en la salud.

La evidencia científica es fuerte en el caso de la adherencia a los tratamientos propuestos. Destacan estudios que relacionan la experiencia con mayor grado de cumplimiento terapéutico y mayor uso de los programas de prevención (en diabetes, cánceres colorrectales, de mama y de cérvix, determinación de colesterol y vacunaciones).

Hay evidencias sobre el impacto en el uso de los recursos sanitarios en atención primaria y especializada. La evidencia es mixta cuando se exploran asociaciones entre la experiencia del paciente y la calidad técnica del cuidado recibido, utilizando para ello mediciones objetivas.

Existe asociación positiva entre la experiencia del paciente y los indicadores objetivos de seguridad, pero su volumen es mucho menor que para las mediciones de efectividad clínica.

Además del metaanálisis de Doyle (donde podréis consultar las 55 referencias), existe amplia evidencia científica sobre el impacto clínico y en bienestar de ka experiencia del paciente. Algunos ejemplos son Manari et al New England Journal of Medicine 2013, Hibbard et al Health Affairs 2013, Wong et al, plos 2014…

¿Cómo ha de ser la experiencia del paciente para que produzca impacto clínico?
Volviendo al inicio de este post, los impactos clínicos, las mejoras de adherencia y la prevención no se logran únicamente atendiendo a los criterios de satisfacción del paciente (siendo éstos importantes). Un experimento en la clínica de reproducción asistida en la que trabajaba demostró que los ítems utilizados en las encuestas de satisfacción se correspondían únicamente en un 20% con las necesidades expresadas por los pacientes si se empleaban entrevistas en profundidad y grupos focales. Este experimento se repitió por los alumnos del primero curso de on line de experiencia de pacientes IEXP, Universidad de Mondragón-LKS en otros ámbitos como telemedicina, hospitales públicos, etc. y el grado de divergencia era similar o mayor.

La respuesta no es pintar la habitación de rosa – es atacar las dimensiones invisibles de la experiencia del paciente
Por lo tanto, la respuesta no es pintar la habitación del hospital de rosa, que es el enfoque de las consultoras de experiencia de cliente. El enfoque es el que plantea por ejemplo el doctor Javier Contreras en su proyecto “Hospital sin Crisis de Asma”, empoderando a padres para que sepan reconocer una crisis de asma en sus niños y sepan emplear la medicación adecuada. O el programa Abrazo del IEXP, en el cual se brinda apoyo emocional a padres y profesionales en las unidades de neonatología, monitorizando los resultados clínicos. Otro ejemplo interesante es la reivindicación de Maite Lázaro, Presidenta de la Fundación Neuroblastoma en nuestro último post: las  iniciativas de hospital amable están muy bien, pero la mejor experiencia de paciente es la que nace de la investigación.

Recordemos lo que aprendimos del XIX Congreso de la SEOR: de las 6 formas de experiencia de paciente, 4 son invisibles. De la dimensión física y biológica se ocupan los profesionales de la salud y lo hacen muy bien; de la asistencial también y ésta es donde inciden las consultoras de experiencia de cliente. Es al trabajar sobre la dimensión emocional, social y simbólica cuando logramos impactos clínicos, de adherencia y de bienestar.

Más evidencia científica en el II Congreso de Experiencia del Paciente
¿Más evidencia científica? Sobre todos estos casos, pero también sobre el trabajo emocional con jóvenes diabéticos, la labor en esclerosis múltiple de pacientes activos, la reinserción en la vida cotidiana de trasplantados de pulmón o el uso de tecnologías que empoderan al paciente y mejoran así los resultados clínicos tratarán los ponencias y talleres prácticos del II Congreso de Experiencia del Paciente que se celebrará el 21 de noviembre. ¡Os esperamos allí!

Entre tanto os deseamos un feliz verano y os esperamos a todos en septiembre.

 

 

 


Puedes leer más de estos Insights relacionados

Te mantenemos informado con lo último en Experiencia del Paciente

IEXP
Un enfoque estratégico de la experiencia de paciente para activar su valor clínico, de calidad de vida y económico

La experiencia de paciente genera impactos en salud, bienestar y económicos. Sin embargo, la mayoría de las organizaciones sanitarias sigue optando por acciones aisladas. Solamente con un enfoque estratégico y de proceso se puede activar el valor que aporta a pacientes y organizaciones el trabajo desde la experiencia de paciente. Cuando un paciente que precisa […]

IEXP
Los cinco planos de la experiencia del paciente y su utilidad práctica

La definición estándar de experiencia del paciente la fija el Beryl Institute, una de las instituciones de referencia en el campo. Reza: “La experiencia del paciente es la suma de todas las interacciones moldeadas por la cultura de una organización que influyen en las percepciones del paciente a lo largo del proceso asistencial.” Se podría […]

IEXP
Por qué las farmacéuticas luchan por mejorar la experiencia del paciente

A continuación reproducimos un estudio publicado en In Vivo en Junio de 2021. Si bien el estudio se realizó en EE.UU. donde las condiciones de comercialización de fármacos son diferentes que en Europa, presenta conclusiones aplicables tanto para el lanzamiento de medicamentos como para programas de soporte a paciente. Una encuesta en profundidad realizada a […]

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información